EL PROCESO COMPRENSIVO

 PROCESO COMPRENSIVO

La comprensión es fruto de un proceso interno realizado por cada lector que depende de las estrategias que adopte en el enfrentamiento con los textos, los hábitos que posea como lector, las técnicas que utilice para alcanzar la comprensión y los objetivos que persiga con la lectura.

Más adelante hablaremos de estos aspectos. Pero a pesar de las diferencias individuales, todas las personas siguen un mismo proceso para lograr la comprensión de los textos, en el cual podemos distinguir cuatro fases:

 

- Reconocer: consiste en identificar el significado de las palabras y de los signos de puntuación. la completa comprensión de aquello que está leyendo. Hay ocasiones en las que se puede reconocer sin comprender, como cuando en una frase aparece una palabra que resulta nueva para el lector, de tal manera que se puede reconocer que la palabra en cuestión forma parte del código utilizado, es decir, que pertenece al castellano, al catalán o al inglés, pero no se conoce su significado, con lo cual no será posible obtener la completa comprensión de la frase o del párrafo. En estos casos se hace imprescindible la utilización del diccionario.

- Organizar: es saber situar correctamente las palabras dentro de una frase, ésta dentro del párrafo, el párrafo en el capítulo y el capítulo en el libro; por tanto, la organización consiste en dar a las partes del texto la disposición necesaria para poder entenderlo. En ocasiones esta tarea adquiere una importancia aún mayor, cuando los textos presentan una cierta desorganización, cuando las ideas no están expresadas correctamente o no siguen una secuencia lógica, o cuando son confusas, etc., el lector será quien vaya reorganizando el conjunto de informaciones para poder entenderlas.

- Interpretar. es atribuir significados especiales a lo que se lee. Es una elaboración personal que conlleva sacar conclusiones personales respecto de las cosas que dice el autor, sea de manera explícita o sea que están implícitas en el texto de tal manera que un mismo texto, -por ejemplo, una novela leída por personas diferentes- puede tener significados distintos para cada una de ellas. Esto también pasa con los manuales que manejan los estudiantes, los cuales pueden ser interpretados de manera singular y diferenciada por cada uno de ellos, lo que, en ocasiones, puede ocasionar algunos problemas. En este punto se hace necesario decir que los textos no tienen una única interpretación posible y que ésta sea la buena, sino todo lo contrario: hay varias interpretaciones posibles de cada texto, siendo todas ellas igual de correctas y de buenas. - Evaluar.~ supone realizar un juicio crítico sobre lo leído, lo que implica comparar las ideas que expresa el lector con las de la persona que lee. Esto es algo que siempre se hace, aunque no siempre se tenga conciencia de ello. Quizá la evaluación más común sea la de decir «me ha gustado mucho este libro» o «es un rollo». En estas frases queda reflejada la evaluación que hace el lector de un texto, expresa el juicio crítico que le merece lo leído. Por supuesto, la evaluación puede ser mucho más profunda y dirigirse a uno o a varios aspectos, como son los contenidos, la amenidad, el estilo, la calidad literaria, etc. Cuanto más profunda sea la evaluación, mayor será la comprensión que se tenga de los textos.

Este proceso se va realizando de manera constante e ininterrumpida a lo largo de la lectura, tanto si se trata de una frase suelta leída al azar, como si se trata de un libro completo, de forma que a la vez que se va leyendo se va produciendo el reconocimiento, se va organizando la información, se va realizando la interpretación del texto y se va formando un juicio (se va evaluando). En base al proceso completo es posible que de un mismo escrito, una persona emita juicios diferentes de sus partes y del todo, así se puede afirmar «en general, este libro me parece...» o «la primera parte es muy buena, pero luego baja mucho» o «al principio es... pero a partir de tal momento es mucho más...» o «solamente merecen la pena este o aquel capítulo», etcétera.

ANTERIOR PÁGINA DE EJERCICIOS   PÁGINA PRINCIPAL   SIGUIENTE